sábado, 30 de julio de 2011

THE EASTERN MARKET en Washington DC

No puedo visitar ninguna ciudad sin darme una vuelta por su Mercado, sean grandes o pequeños, establecidos o callejeros, siempre trato de buscar el momento para visitarlos. Ya de joven en Caracas mi ciudad natal visitaba los mercados, y allí fue donde, como comenté en un post anterior, me vino el gusto por la cocina y donde aprendí como comprar buenos productos de mercado.
Hoy tuve la oportunidad de visitar el EASTERN MARKET, localizado en  Barrio Capitol Hill en Washington D.C., localizado en un edificio de ladrillos que data del  XIX, considerado sitio histórico, que ha venido funcionando desde su inauguración en el año 1.873 hasta la fecha, (el 30 de abril del 2007, un incendio lo dejó bastante dañado, pero fue reconstruido y  reabierto el 26 de junio del 2009).

Es el mercado principal de Washington D.C.,  en el podemos encontrar en su nave central interna, ventas productos secos, frutas, legumbres, verduras, quesos,  carnicería, pescadería y una cafetería. En el área externa tenemos ventas de  productos locales, frutas, verduras, vegetales, flores, matas de especies, además puestos de artesanos en pedrería, cuero, artistas en orfebrería, pintores, ventas de artículos para coleccionistas, ropa, etc.

Los fines de semana también funciona el Mercado de Las Pulgas o Flea Market, adyacente al edificio principal, allí se podrán observar en los puestos de artesanos y artistas como elaboran su arte. Los pintores en plena ejecución de sus obras al igual que muchos artesanos, en donde podrá conversar con ellos directamente y comentar sobre sus obras.

Mucha gente acostumbra a tomar su desayuno los fines de semana ya sea en la cafetería del mercado  o en alguno de sus puestos exteriores, son famosos sus panquecas de blueberries, crepes dulces y saladas,  sus crabcakes, sus panes caseros y cualquier variedad de quesos y fiambres.

En mi recorrido de mercado, me acompañó mi nieto Carlos Ignacio, quien es mi ¨pinche¨ los fines de semana cuando nos preparamos suculentos desayunos y ahora está en la etapa en donde me acompaña a los mercados, para que desde pequeño no solo aprenda como escoger los productos, sino que le vaya tomando el gusto a la cocina, lo cual no lo dudo, ya que le gusta comer bien.

El MERCADO opera  de Lunes a Viernes -  7am - 7pm
Sábado -  7am - 6pm
Domingo -  9am - 5pm
Lunes – CERRADO

El FLEA MARKET, sábados y domingos de 10 am – 5 pm

Cuando viajen a Washington D.C., no pierdan la oportunidad de acercarse al Eastern Market, si pueden aprovechar y desayunarse, mejor y no dejen de recorrer los alrededores donde podrán encontrar cafés, restaurantes, y en especial una heladería llamada PITANGO GELATO,los sabores de Giandulla y el de Passion Fruit son excelentes y si en una barquilla combinan los 2 sabores mejor, que disfruten.


Les dejo para su deleite las fotos tomadas hoy, observen la variedad de tomates, vi algunos que pesan mas de 1 kilo.













domingo, 24 de julio de 2011

COQUILLE SAINT-JACQUES, un legado gastronómico del Camino de Santiago

El 25 de Julio, tal día como hoy se celebra la fiesta litúrgica del Apóstol Santiago, Patrono de España, de Galicia y de otros pueblos, incluso fuera del territorio español.
El apóstol Santiago, hijo de Zebedeo (en arameo: Yaakov Bar-Zebdi;) también llamado Santiago el Mayor (Betsaida, Galilea, 5 a.C. - † Jerusalén, Judea, 44), Su nombre en hebreo es Jacob (יעקב), pero con el tiempo se ha ido deformando en Jacobo, Iago, Yago, San Iago, San Yago, Santiago, Tiago. Diego y Jaime,  cuya variación proviene del latín Jacomus, una variante dialectal occitana de Iacobus. En otras leguas se le conoce tambien como James, en inglés; Jac, en galés; Yaqūb (يعقوب), en árabe  y Jacques en frances, sólo para citar alguna de ellas.
Foto de internet
Santiago de Compostela en donde se veneran las reliquias del Apóstol Santiago, con el descubrimiento de su tumba, en el año 813 D.C., se convirtió en un centro de peregrinaje, y ya para el siglo XII el Camino de Santiago gozaba fama internacional, decayendo en el siglo XV para tomar nuevamente su actual auge, desde mediados del siglo XIX, progresivamente hasta el año 1.993, Año Santo Compostelano, cuando el Gobierno Gallego repotenció su valor enfocado a un recurso turístico.
Las personas que finalizaban su peregrinación, no en Santiago de Compostela, ya que para siglos pasados el Camino terminaba en Finisterre, localidad costera gallega a unos 98 kilómetros al oeste de Santiago y allí como prueba de haber finalizado el Camino, se colgaban en sus ropas o en sus sombreros la concha de las vieras, convirtiendose así como el Símbolo del Camino de Santiago. Esa prueba fue reconocida en el idioma francés con las palabras Coquille Saint-Jacques (Concha de Santiago). Hasta aquí quería llegar, para continuar, pero desde el punto de vista gastronomito con el exquisito y tradicional plato de vieras gratinadas en su concha o coquilla, conocido internacionalmente con el nombre de Coquille Saint-Jacques.
Así como tenemos una historia en lo referente al Apóstol Santiago, a su Camino, he estado investigando el origen de este plato, y no he conseguido su origen e historia, no pude averiguar quien fue su creador, ni cuando ni bajo que circunstancias nació,  lo que si podemos tener claro es que la Coquilla Saint Jacques es el plato de vieras cocinadas al horno que mas fama ha obtenido internacionalmente. Alguien dijo que un legado gastronómico del Camino de Santiago es la Coquille Saint-Jacques.

COQUILLE SAINT-JACQUES
Receta de Mama con variante de Polo
(Receta para 4 personas)

Ingredientes:

Foto de Internet
I Para preparar las Noix de Saint Jacques, preferiblemente con su coral o Vieras,
1 Cucharada de Aceite de Oliva
2 Cucharadas de Mantequilla
16 Noix de Saint Jacques o Vieras medianas.

II Para preparar los Champiñones,
2 Cucharadas de Mantequilla
2 Chalotas (Echalots) o 1 cebolla mediana, finamente pi
200 gramos de Champiñones picados

III Para preparar la Salsa Bechamel:

Foto de Internet
2 Cucharadas de Mantequilla
1 Chalota (Echalot) o 1 cebolla pequeña, finamente picadas
2 Cucharadas de Harina de Trigo
125 mls de Vino Blanco seco
125 mls de Caldo de Pescado
3 Cucharadas de queso gruyere rallado
3 Cucharadas de queso parmesano rallado
2 Cucharadas de Crema de Leche
1 Cucharada de perejil finamente picado

IV Para la presentación de las Coquillas
1 y ½  cucharadas de mantequilla
2 cucharadas de queso parmesano rallado

Preparación:

Lave bien las noix de Saint-Jacques o vieras, déjelas escurrir o séquelas con papel absorbente y salpimentar. En una sartén grande, caliente 2 cucharadas mantequilla y una cucharada de aceite de oliva, incorpore las vieras y dórelas 1 minuto por cada lado, la idea es sellarlas para que conserven sus jugos y no cocinarlas por completo. Reservarlas.
En la misma sartén, agregue 2 cucharadas de mantequilla y cuando este bien caliente sin dejar quemarla, agregue las chalotas , o la cebolla, finamente picadas, cocine por 1 minuto, revolviendolas todo el tiempo, agregue los champiñones picados y cocine por unos 5 minutos o hasta que se consuma el líquido. Reservar.
Para preparar la salsa Bechamel, continúe con la misma sartén, agregue 2 cucharadas de mantequilla y la chalota o cebolla  finamente picada, cocine hasta que se ponga transparente, incorpore la harina, cocine por 3 minutos, revolviendo todo el tiempo, en ese momento agregue el vino, dejar que hierva y reduzca a la mitad, incorpore el caldo de pescado, el queso gruyere, el parmesano y cocine hasta espesar, retire la sartén del fuego e incorpore la crema de leche, el perejil, revuelva y rectifique la sal y la pimienta.
Luego ponga en el fondo de cada coquilla un trocito de mantequilla, los champiñones y la mezcla de la salsa bechamel con las vieiras repartidas proporcionalmente para que en cada coquilla tenga suficientes vieras, espolvoree queso parmesano finamente rayado y colocar las coquillas en una bandeja llevar al horno  a gratinar en broil, hasta que doren.

Cuando preparamos esta entrada durante nuestro reciente viaje a Reims, Fr., la acompañamos con un delicioso vino francés, rosado y seco de la región de Provenza, estamos hablando de Le Caprice de Clémentine Rosé, año 2009, de las bodegas LES VALENTINES. Un maridaje perfecto.