martes, 28 de marzo de 2017

ESPAGUETIS DE CALABACIN CON SALSA NAPOLITANA, al estilo del Fogón de Polo.


ESPAGUETIS DE CALABACIN CON SALSA NAPOLITANA,


En este mundo en que vivimos en donde todo gira alrededor de la comida y ahora más que nunca de la comida sana, del cambio de hábitos alimenticios, del estilo paleo, de la comida vegetariana ahora llamada vegana, del estilo mediterraneo, etc., y si le sumamos las dietas, el conteo de calorías, alimentos que no se deben comer dependiendo del tipo de sangre, el fantasma de los hidratos de carbono o comúnmente llamados carbohidratos, se nos hace más dificil decidir qué comer de forma sana, ya sea por la azúcar, la sal, las calorías, las grasas, en fin por cualquier otra cosa.

No todo el mundo tiene el tiempo, el dinero, la paciencia, el valor o fuerza de voluntad para seguir un régimen sano, el cual implica pensar, planificar en que comer, la mayoría de las veces preparárselo uno mismo y que además de sano sea gustoso, delicioso o simplemente sabroso.

Hoy les voy a enseñar a preparar una receta sencilla, rápida, sabrosa y sana, estamos hablando de los espaguetis de calabacín.

Días pasados estaba visitando a mis nietos y hablando con mi hija mayor,  comentábamos sobre la comida sana y esa noche me preguntó, Papá quieres cenar espaguetis?, debí poner una cara de asombro, ya que estábamos hablando de comidas sanas, porque inmediatamente me aclaró que eran espaguetis vegetarianos, hechos de calabacín, aunque pueden prepararse de otros vegetales como  pepino, zanahoria, calabaza, remolacha y cualquier otro vegetal o verdura que se preste a ello, se los dejo a su imaginación, espero sus cometarios. Ella los preparó salteados con queso de hierbas, estaban realmente deliciosos y para mi una novedad muy interesante.

Ya de regreso a casa, una noche se los preparé a mi esposa, quedaron de maravilla,  pero no siempre te los vas a comer igual, por ello luego de preparar la salsa napolitana, posteada el día de ayer en este blog (ver publicación anterior), hoy almorzamos unos deliciosos y sabrosos espaguetis de calabacín a la napolitana.  El almuerzo se preparó en menos de 10 minutos.

Se me olvidaba una parte muy importante como hacer los espaguetis de vegetales. Existe en el mercado varios productos que te simplifican la tarea, son conocidos bajo el nombre de Espiralizadores o Spiralizer. Los hay sencillos, baratos manuales, eléctricos, para todos los gustos. Yo utilizo uno bastaste sencillo, Veggetti (As seen on TV).
Pasemos a ver la preparación:

Lo primero es hacer los espaguetis, en este caso de calabacín, calculando uno por persona, reservar.
Procedamos a saltear los espaguetis en una olla o sartén, con un toque de aceite de oliva, un queso de ajo y hierbas puede ser un triángulo de queso de la marca la Vaca que Ríe (calcular un triángulo de queso por persona) e incorporar la salsa napolitana, continuar salteando por un minuto más, revolviendo para que se derrita el queso y que los espaguetis estén todavía un poquito crujientes.

Para finalizar proceda a emplatar los espaguetis ya listos y si desea darle un último toque de presentación, espolvoree un poquito de queso mozzarella rayado sobre la pasta.

No hay excusa, receta simple, barata, sin mayor preparación y además de sana, sabrosa.

Buen provecho y hasta la próxima

 

 

 

 

 

 

 




jueves, 23 de marzo de 2017

SALSA NAPOLITANA PARA PASTAS Y OTROS USOS MAS.


SALSA NAPOLITANA  (SALSA DE TOMATE CASERA Y NATURAL):

En Venezuela distinguimos los términos entre Salsa Napolitana y Salsa de Tomate.  La primera se usa para referirnos a una salsa elaborada con tomates frescos, un sofrito, hierbas y la usamos ya sea como salsa para acompañar las pastas, como la base de la pizza, o como una base para preparar otras salsas como es el caso de la Salsa Boloñesa. En cambio, cuando hablamos de Salsa de Tomate por lo general se entiende la salsa Kétchup.
La actual salsa napolitana, tiene muchas versiones, pero podríamos decir que a final de cuentas saben más o menos igual, en ningún momento menoscabo su importancia, su delicia, su aroma y característico sabor, ya que parto del principio de que todas son buenas. Cada región de Italia, restaurante, familia tiene su receta única y para cada cual es la mejor de todas. Para no quedarme atrás, digo que para mí, ésta receta de mi Mamá, es la mejor, aunque le agregué mi toque personal.
Siento que la base más importante de la receta es la calidad de sus ingredientes y el secreto está en los tomates, deben estar maduros, en su punto, ello evitará que la salsa quede ácida y en consecuencia que tengamos que añadirle azúcar.

Esta salsa originalmente en Italia es llamada ¨sugo di pomodoro alla napoletana¨. Otros nombres que suele ser usado para llamarla son:  Marinara, Al Pomodoro.

Existe la polémica si la salsa napolitana nació en Nápoles, si fue en un restaurante llamado Napoli, otros dicen que es española,  hasta se rumora que es de China que , así que es mejor dejarlo así para no entrar en polémicas.
SALSA NAPOLITANA:

Ingredientes:
1 Kilo de tomates preferiblemente tipo Roma, Perita, San Marzano, que son en forma ovalada, maduros, en su punto, pelados y sin semillas, picados en trozos pequeños
1 cebolla mediana cortada finamente.
½ pimentón preferiblemente rojo finamente cortado.
3 dientes de ajo picados finamente.
2 cucharadas de aceite preferiblemente de oliva virgen.
1 toque se salsa inglesa.
1 toque de salsa de soya.
Sal y pimienta al gusto.
1 Cucharada de salsa Kétchup si fuere necesaria.
Preparación:

En una olla pones a hervir agua, mientras tanto comienzas a lavar los tomates, luego le haces una pequeña incisión en forma de cruz en su parte posterior y los introduces en el agua hirviendo por un minuto, luego los retiras con mucho cuidado, los pones en un recipiente con agua muy fría, por unos 3 minutos, veras que fácil le sale la piel, luego le quitas mayor cantidad de semillas, y finalizas cortando los tomates en trozos pequeños.

En un sartén grande, a fuego medio, pones las 2 cucharadas de aceite de oliva, y sofríes la cebolla hasta que esté transparente, le agregas los ajos picados, el pimentón y continúas sofriendo por unos minutos. A continuación, incorporas los tomates, salpimientas al gusto, agregas la salsa inglesa, la de soya, bajas el fuego a un poco menos de medio y la dejas cocinar hasta que los tomates ablanden, revolviendo de vez en cuando hasta que comiencen a deshacerse,  más o menos 30 minutos, pruebas para ver si es necesario rectificar la sal, la pimienta y si está un poco ácida, entonces agregas la cucharada de kétchup.
Puedes dejar la salsa así, puedes colarla, y hay personas que la licuan, todo depende de tu gusto; a mi particularmente me gusta colar la mitad y la otra la dejo sin colar.

El resto lo dejo a tu imaginación. Puedes usarla como salsa para las pastas, como base para una salsa boloñesa, para hacer la salsa de las pizzas, y si te llama la atención, en una sartén fríe un huevo y casi al final de la cocción le agregas unas cucharadas de salsa y tienes unos huevos a la napolitana.
Si la guardas en la nevera no la dejes más de 3 días, si la congelas no más de 3 meses y así siempre la tendrás a mano.

Buen provecho y hasta la próxima