lunes, 3 de agosto de 2020

QUICHE DE AJOPORRO, CEBOLLA Y ESPINACA (masa de garbanzo)



La QUICHE, de acuerdo con la gastronomía francesa, es una tarta salada, originalmente rellena de crema de leche o nata fresca, es originaria de la región de Lorena, Francia, en el siglo XVI y de allí su nombre Quiche Lorraine. De su receta original se derivan todas las variantes conocidas. En el siglo XIX, la receta original sufre la variante de agregarle tiritas o cubos de panceta magra, fresca o ahumada, que es la presentación que conocemos hoy día. La Quiche Lorraine ya en los siglos XX y XXI ha variado mucho debido a su internacionalización y adaptación a los gustos de regiones o personas. Ahora se le agrega queso, cebollas, espinacas y cualquier otro comestible que satisfaga el paladar de su comensal. Originalmente la masa utilizada era la conocida como masa brisa o masa quebrada, actualmente  podemos disfrutar de muchas variantes, que  han sido elaboradas con diferentes tipos de harinas y con resultados de varios tipos de masa, por ejemplo, masa phillo, masa de maíz, masa de arroz, etc.

También nos podemos encontrar con Quiches que no se elaboran con masa. Siendo esta una variante muy solicitada para aquellos que no desean consumir o consumir menos carbohidratos.

En fin, es una tarta salada que invita a experimentar sabores, texturas, ingredientes, colores, de acuerdo con su imaginación. Recuerde que su preparación es para que usted disfrute los sentidos y especialmente los del gusto y la vista.

Ayer nos levantamos Heidi y yo con ganas de comernos una quiche, ella me dice que quiere probar una con una elaboración distinta y me dice, -utilicemos harina de garbanzos-. Le contesté que bien, hagámosla, a medida que íbamos sacando los ingredientes me di cuenta de que yo nunca había hecho una quiche, le digo a Heidi que como las ha hecho ella y me contesta que ella tampoco, así que ambos queríamos quiche, sabemos que nos gusta mucho, pero ni idea de cómo prepararla. PO nos quedábamos con las ganas o procedíamos a experimentar. Así que buscamos una receta de quiche para que nos sirviera de base y de allí hacer nuestra variante. Encontramos una que nos llamó la atención de la Sra. Raquel Serfaty De Hazan y a partir de ella realizamos la nuestra.

El resultado fue una Quiche de Ajoporro, Cebolla, Espinaca y la masa preparada con harina de garbanzos.

QUICHE DE AJOPORRO, CEBOLLA Y ESPINACA.

(6 personas)

INGREDIENTES:

Base (Masa):

·       1 taza de harina de garbanzos (chick pea)

·       ½ cucharadita de sal

·       ¼ de taza de aceite de oliva

·       ¼ de taza de agua fría de nevera

Relleno:

·       4 tazas de ajoporro (puerros, leeks) rebanados finamente

·       1 taza de cebolla picada fina

·       1 taza de espinaca picada, nosotros la picamos a mano y eliminamos los tallos

·       1 cucharada de mantequilla

·       2 cucharadas de harina de garbanzo

·       1/2 taza de queso amarillo rallado, nosotros utilizamos el tipo gouda

·       ½ taza de queso gruyere rallado

·       1 ¼ tazas de leche, nosotros utilizamos leche de almendra no endulzada

·       4 huevos ligeramente batidos       

     2 cucharadas de cebollín (cebollino, cebolla de verdeo, cebolleta) fresco picado 

·       Una pizca o toque de nuez moscada.

·       Sal y pimienta al gusto

PREPARACION:

Base (Masa):

1.    Mezcle la harina y la sal

2.    Mezcle el aceite y el agua (fría) y revuelva con un tenedor

3.    Vierta la mezcla liquida en la harina y mezclar con un tenedor hasta ir formando la bola de masa. (Nosotros utilizamos un procesador de alimentos o asistente de cocina, para preparar la masa.)


Estire la masa con un rodillo y coloque la masa estirada en el molde redondo, de 9 pulgadas o 23 centímetros previamente engrasado, con un tenedor pinche la masa por todos lados para evitar que se levante o haga bombas y llévelo al refrigerador por 1 hora para que la masa se enfríe. Puede colocar la masa sólo en el fondo del molde o que cubra tambien los lados, de acuerdo con su preferencia.

Relleno:

·    En una sartén grande, saltear con la mantequilla, el ajoporro, la cebolla y la espinaca. Nosotros la salteamos por unos 5 minutos.

·       En un bol grande, combine los quesos y la harina

·   Agregue la leche, los huevos ya ligeramente batidos, la nuez moscada, sal y pimienta hasta que se mezclen bien, incorpore a la mezcla, el salteado de ajoporro, cebolla y espinaca.

·       

   Saque del refrigerador el molde que contiene la masa y vierta en él toda la mezcla.








PrPrecaliente el horno a 375º F (190ªC). Hornear entre 40 y 50 minutos o hasta que al insertar un cuchillo cerca del centro salga limpio.

·       

  Deje reposar unos 10 minutos antes de cortar y servir la Quiche.




MARIDAJE: Acompañamos la quiche con un delicioso vino tinto, un Cabernet Sauvignon.

Esperamos que esta receta les sirva para también experimentar cualquier variante.

Que tengan un maravilloso día y hasta la próxima receta.


sábado, 23 de mayo de 2020

Pastel de Chucho o de pescado, plato típico del oriente de Venezuela




PASTEL DE CHUCHO (Pescado)

En Venezuela existe un pez (Aetobatus narinari), llamado CHUCHO, es una raya jaspeada, que habita en aguas marinas hasta profundidades de 80 metros, principalmente en bahías, manglares, arrecifes, mas conocida en la región oriental costera venezolana. Se pueden encontrar a nivel mundial en las regiones tropicales, incluyendo el golfo de México, Hawái, costa atlántica de África, océano Índico, Oceanía y la costa oeste del Pacífico.

En el oriente venezolano se consumía principalmente en la Isla de Margarita y Coche, donde se comercializaba secado en salazón. Desde hace unos años, el Chucho entró en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana, que lo coloca en especie en peligro de extinción, en la categoría vulnerable.

¨No es un plato creado por un tal Chucho. Y no es cualquier platillo. El pastel de chucho es la única receta de autor de la cocina venezolana con fecha de nacimiento, nombre y apellido. Su base es el chucho pintado (Aetobatus narinari) y quien le dio historia en 1982 fue el cocinero Rubén Santiago, trujillano enamorado desde hace 45 años de la Isla de Margarita, donde ha hecho célebre su restaurante La Casa de Rubén. ¨

¨El pastel, como muchos desconocen, tiene su génesis en el cuajao, que se hace con huevos y carne de pescado o de morrocoy. Rubén Santiago, curioso, inquieto e investigador como es, lo reconstruyó añadiéndole queso amarillo fresco, plátano maduro, aceite onotado, ají dulce y en vez de cuajar con huevo lo hace con salsa bechamel. “Por eso es más suave, más agradable y puede comerse frío o caliente. Lo puedes dejar fuera de la nevera, ocho o diez horas, y no le pasa nada pues no tiene ingredientes que lo dañen”, explica Santiago¨.

En la actualidad (año 2020), existen variadas recetas de este delicioso plato, de chefs y cocineros venezolanos, que le han ido añadiendo un toque personal a su receta. Yo no me podía quedar atrás.

La receta del pastel de chucho, que voy a presentarles está adaptada para que pueda ser elaborada por la diáspora venezolana, sustituyendo algunos ingredientes que no son fáciles de conseguir en el extranjero, tales como el Chucho y el ají dulce.

Espero que cuando preparen y degusten la receta, se remonten a sus visitas al oriente venezolano donde de seguro disfrutaron de un buen pastel de chucho.


PASTEL DE CHUCHO DEL FOGON DE POLO. (6 personas)

Ingredientes:
3/4 kg de chucho salpreso o bacalao salado o abadejo salado (Puede utilizarse también cualquier pescado de carne blanca no grasoso). Yo utilizo en USA abadejo salado Salted Pollock 2 paquetes de 12 onzas cada uno.
2 cebollas medianas finamente picadas
5 dientes de ajo machacados
4 tallos de cebollín finamente picado
4 ajíes dulces finamente picados o mini sweet pepers 
1 pimentón rojo finamente picado
3 plátanos bien maduros cortados en tajadas diagonales debidamente fritos o 1/3 de kilo de tajadas congeladas.
5 cucharadas de aceite de oliva o de maíz
1 cucharada de onoto (achiote) en polvo
Sal y pimienta al gusto
1 litro de salsa Bechamel
¼ de kilo de queso blanco duro rallado.
1 cucharada de mantequilla

Preparación:
Proceder a desalar el chucho o el pescado salado, remojando en agua por 3 horas, cambiándole el agua 3 veces, en una olla cocinar el pescado en agua hirviendo durante 20 minutos, escurrir, desmechar y reservar.
En una sartén o caldero preparar el sofrito con el aceite, la cebolla, el ajo, el cebollín, el ají, el pimentón, un toque de pimienta y el onoto. Cocinar a fuego medio entre 7 y 10 minutos. Incorporar el chucho cocinado y mechado al caldero o sartén. Mezclar bien. Rectificar la sal y cocinar tapado durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue al fondo. Reservar
Fuera de Venezuela recomiendo utilizar las tajadas congeladas, las hay de muchas marcas. 

Buscarlas en los supermercados en la parte de los congelados en la sección de vegetales o de productos étnicos. Cortar las tajadas un poco mas delgadas de las que vienen en el paquete. Se calientan en la sartén hasta dorarlas un poco o en el microondas. Reservar


Cocción y Presentación:
En un molde refractario, debidamente engrasado con la mantequilla, colocar en el fondo una capa de la salsa bechamel, luego una capa del guiso, una capa de tajadas ya preparadas y una capa de queso blanco rallado. Repetir la operación. Terminar con la salsa bechamel y el queso rallado.
Hornear durante 30 minutos a 350 º F o 180ºC, hasta que cuaje. Dejar reposar antes de servir.

 









Ingredientes USA




sábado, 7 de octubre de 2017

FABADA ASTURIANA Aniversario 9 del Fogón de Polo


Fue un 7 de Octubre de 2008, cuando nació el Fogón de Polo. ya han pasado algunos años, durante ese tiempo han sucedido muchas cosas, con sus altos y bajos, algunos años hemos publicado más recetas que otros, hemos incluido recomendaciones de viajes y restaurantes.

Para celebrar el noveno aniversario del Fogón de Polo, vamos a deleitarnos con uno de mis platos favoritos de la gastronomía española,  especialmente de la región de Asturias, en donde el cultivo de su ingrediente principal las alubias blancas ¨fabes¨ se comienzan a cultivar en Asturias en el siglo XVI, la variedad que se utiliza en la conocida como ¨de la Granja¨, que tienes características especiales que van muy bien con el plato, son suaves y mantecosas, pero de quien estamos hablando? Nada más ni nada menos que de la FABADA ASTURIANA, plato de cuchara, originario de Guijón, Asturias. Según los investigadores en cocina regional española dicen que:  La primera referencia escrita a la fabada aparece en el diario asturiano de Gijón, El Comercio en 1884, cuando Justa la Bartola, en un anuncio publicado en el diario mencionado, ofrecía la tradicional fabada en su establecimiento en Granda, Guijón, con motivo de las fiestas de Santa Ana. Es de suponer que si se catalogó como ¨tradicional¨, fue porque era ampliamente conocido en la región y hoy en día me atrevo a decir que está dentro de los 10 mejores platos de la cocina española.
 ¨La receta de la fabada revela un origen humilde pues los ingredientes así lo muestran. Otros autores mencionan su parecido con la ¨cassoulet¨ del Languedoc procedente de la cocina francesa que podría haber llegado a España gracias al  Camino de Santiago, vía la ruta francesa en la época de la Edad Media¨. (Wikipedia).
La primera referencia escrita de la que tenemos conocimiento data del año 1913, plasmada en su libro “La Cocina Española Antigua” de Dña. Emilia Pardo Bazán. La receta de doña Emilia es muy razonable, aunque no incluye más ingredientes que fabestocín y morciella. Dice que el secreto está “en curtir muy bien los vegetales con las grasas”, advierte de que del grado de cocción “sólo puede juzgar la guisandera que la atiende” y señala que “más vale que las fabes se deshagan —se supone que en la boca— que encontrarlas duras”. Y añade: “el codillo de cerdo, un buen trozo de jamón, unos chorizos, lejos de adulterar la fabada, la mejoran”. Y tanto. 

Como cualquier plato artesanal, sus versiones son muchas, dependiendo bastante del toque culinario familiar. Cada cocinero (a), siempre va a tener una variante, aunque sea pequeña, algún ingrediente, toque de especies, manera de prepararla, etc. Los ingredientes, principalmente el chorizo y la morcilla, no son iguales si se usan embutidos regionales, el sabor puede variar. El pimentón también varía mucho y puede en un momento dado darle un toque picantoso, ahumado; por ello cada fabada, aunque sea realmente deliciosa va a ser diferente.
Mi primer encuentro con una Fabada Asturiana fue en el Centro Asturiano de Caracas, por los años 60´s, yo soy una persona de platos de cuchara, me encantan y desde ese momento se ha convertido en uno de mis platos favoritos. También durante muchos años me di el gusto de comer y disfrutar las fabadas del Restaurante La Huerta, en Caracas.





En un viaje a España, tuve la oportunidad de conocer el pueblo de Covadonga, Asturias, localizada en el Piamonte de Los Picos de Europa, allí encontramos un Restaurante llamado, Sidrería Covadonga Carretera AS-262 a Covadonga, km 3, Covadonga, España. Telf. 985 84 60 67. Allí comimos una excelente Fabada Asturiana, si todavía el restaurante existe y partiendo que la continúan ofreciendo con la misma calidad que cuando estuvimos, hace ya unos 10 años, vale la pena visitarlos y disfrutar de ella.

Me han comentado amigos asturianos que debo probar la fabada del Restaurante Casa Gerardo, del Chef Pedro Morán y su hijo, así como también Casa Chema, ambos en Asturias. Espero poder visitarlos y les estaré comentando.
Foto bajada de internet

FABADA ASTURIANA
(Receta para 6 personas)

Ingredientes:

-½ Kg. de Alubias o Fabes secas, si puede conseguir de la variedades ¨de la Granja o del Cura¨, mucho mejor.

- 250 g. de tocino

- 3 Unidades de morcilla asturiana

- 3 Unidades de chorizo

- 250 g. Lacón

- 1 Cebolla mediana

- 2 diente de ajo pelados.

- 2 Cucharadas de Aceite de Oliva extra virgen.

- ½ cucharada de pimentón español

- Sal al gusto

- Unas hebras de azafrán

Instrucciones:

Vamos a comenzar lavando las fabes, luego dejemos las fabes en remojo en una olla con suficiente agua para que las cubra, unos seis centímetros de mas, recuerden que absorben mucha agua y van hasta triplicar su tamaño, como mínimo 10-12 horas. Una vez transcurrido el tiempo, las escurrimos (no boten esa agua que la vamos a reutilizar) y se reservan, tanto el agua como las fabes. En la misma olla grande, coloque en el fondo de la olla, el tocino, la morcilla, el chorizo, las fabes, el lacón, media cebolla pelada, el ajo pelado, 1 cucharada de aceite de oliva, luego agua que utilizaste para el remojo, hasta cubrirlas un par de centímetros por encima. Tape la olla, caliente a fuego alto hasta que rompa el hervor, en ese momento destape la olla, con una espumadera retire toda la espuma, aprovechemos para romper el hervor de la cocción con un poco de agua fría, esto se le conoce como ¨asustar la cocción”, volvamos a tapar la olla y bajemos la intensidad del fuego para que vaya cociéndose lentamente.

En una sartén agreguemos 1 cucharada de aceite de oliva y la media cebolla finamente picada, para hacer un especie de sofrito, cocínela un par de minutos hasta que empiece a saltar, retire del fuego y agregue la media cucharada de pimiento español revuelva bien e incorpore el sofrito a olla de la fabada,  agregue la sal al gusto,   e incorpore el azafrán en donde todavía sea vea un punto de hervor y tápela nuevamente.

El tiempo estimado de cocción de la Fabada Asturiana viene a ser de entre dos y tres horas, dependiendo de la dureza del agua.

SECRETOS:

- Usar agua mineral sin gas.

- Rompa la cocción asustandola, como?  añadiéndole a la olla un poco de agua fría. Repita 2 o 3 veces.

- El lacón debe desalarse desde la noche anterior poniéndolo en un recipiente con agua templada y cambiarle el agua 2 o 3 veces.

- Las morcillas asturianas se hacen con carne de cerdo, cebolla y sangre. Si no las consigues trata de conseguir las más parecidas. No utilizar morcillas que tengan arroz y ajo.

- El tocino que tenga   carne, no utilicen un tocino blanco.

- El azafrán debemos colocarlo en una cuchara o en un trozo de papel aluminio y lo calentamos un momento con una llama, sea de la cocina si es de gas o de un mechero. Hecho esto, lo añadimos a la olla en la forma antes indicada.

- En ningún momento y bajo ninguna circunstancia debe introducirse en la olla de cocción ningún instrumento para revolver los ingredientes, ya que esto puede romper las fabes y por ende estropear el plato.

- Si necesita revolver, revuelva la olla con movimiento circular suavemente.Si el caldo ha quedado demasiado líquido, retire unas 5 fabes espachúrrelas y devuélvalas a la olla, cuando todavía esté en la última cocción, eso la espesará.

Para finalizar, vamos a probarlas, rectifiquemos la sal si fuese necesario, retiremos de la cocción las carnes, dejemos que se enfríen un poco y procedamos con el lacón y el tocino a trocearlo en trozos pequeños, las morcillas y el chorizo en rodajas gruesas. Retiremos la cebolla y el ajo.

Ahora a servir las fabes en tazones individuales, agreguemos las carnes repartiéndolas en los tazones proporcionalmente y llevémosla a la mesa para comenzar a comer esta deliciosa Fabada Asturiana.

El maridaje de la Fabada, según los asturianos, debe ser con sidra, hay otras opiniones que dicen que un buen vino tinto es lo más acorde. Se habla que podría acompañarse de una garnacha tinta, un tempranillo joven y hasta de una buena cava.










Nota: Las fotos de los platos de fabada fueron bajadas de internet.


jueves, 20 de julio de 2017

AROA Craft Yogurt & Café


Hoy en la tarde nos dirigimos a degustar las especialidades elaboradas en AROA Craft Yogurt & Café, nos lo habían recomendado, pero por alguna razón u otra no lo habían hecho. Llegamos con la idea que era una cafetería venezolana e íbamos a tomar una merienda, pensando encontrarnos con productos típicos venezolanos, pero la sorpresa fue que nos encontramos con una fábrica y venta de yogurt estilo gourmet, dulces y salados, también ofrecían algunos platos, sopas frías, ensaladas y postres, pero con la característica de que es comida sana.









Después de ordenar un postre que era un croissant relleno de banana y nutela, un jugo de naranja y un café, se nos acercó a la mesa una simpática muchacha, María Fernanda (Mafe) Vargas, una de sus dueñas,  para conocer como habíamos encontrado el croissant, si nos había gustado y allí establamos una interesante conversación, nos contó que ya tenían varios meses abiertos, nos hizo una presentación de los diferentes platos que ofrecen diariamente, y nos ofreció degustar sus productos de yogurt, especialmente los salados, que los venden como dips o salsas para mojar o untar. Nos dio a probar una de pesto y otra de cebolla caramelizada, las cuales untamos en unas pequeñas piezas de casabe y pita, y podemos decirles que estaban realmente deliciosas.
 
Ya volveremos pronto para probar otros platos, pero mientras tanto, les recomendamos visitar el lugar y disfrutar de sus productos.

 
 
 
 
 
 
Ellos se encuentran en 1045 S University Dr. Plantation, Florida, FL 33324. Telf. (954) 533-0328  www.aroayogurt.com. https://www.facebook.com/aroayogurt/  Están abierto de lunes a sábado, ofrecen desayunos almuerzos y meriendas desde las 8:00 a.m. (9:00 a.m. los sabados) hasta las 8:00 p.m.

martes, 27 de junio de 2017

ALCACHOFA, una delicia de los Dioses.

 



ALCACHOFA
ORIGEN MITOLOGICO
Según cuenta la mitología griega, existía en la isla de Kynaros una bella joven llamada Cynara, de piel morena curtida por el Sol y rostro de una hermosura sin par en todo el Egeo. Sucedió que un día Zeus, observando desde su trono celeste a los mortales, se topó en su ojeada con la bella Cynara, de la que pronto quedó enamorado.
Usando todas sus dotes de seducción y sus divinos poderes, pronto Cynara cayó bajo sus encantos. Tan complacido quedó el padre de los dioses con las artes amorosas de su nueva amante, que pronto la ascendió a diosa y se la llevó al Monte Olimpo.
Sin embargo, las atenciones de Zeus resultaron insuficientes para la tempestuosa Cynara, mujer orgullosa que no soportaba ser una simple amante del dios olímpico, pues éste estaba casado con Hera. Así pues, cansada de su papel secundario en la corte celestial, Cynara regresó a su hogar en la isla de Kynaros sin el permiso de Zeus
El padre de los dioses, enfurecido por la desobediencia de su amante y celoso de que ésta se hubiese expuesto a los indignos ojos de los mortales, le lanzó una maldición e hizo que le crecieran escamas duras como el cuero curtido alrededor del cuerpo, quedando en su interior tan sólo el tierno corazón de Cynara.
Condenada a ser una hortaliza por el resto de la eternidad, la bella joven aún plantó resistencia al vengativo Zeus, y enamorada de su tierra como era, echó raíces en ella y decidió seguir dorándose al Sol, ofreciendo a los mortales el tierno corazón que Zeus había desdeñado, dando así origen a la alcachofa que hoy conocemos. ARTEALCA CORAZONES DE ALCACHOFA (http://www.artealca.com/es/blog/curiosidades-de-la-alcachofa/origenes-mitologicos-de-la-alcachofa)
 
ORIGEN AGRICOLA
La alcachofera es una planta de cultivo, emparentada con los robustos cardos, de los cuales deriva, como producto de la acción humana. La especie original procede probablemente del este de África, extendiéndose su cultivo por el Mediterráneo oriental y por los demás países de Europa con un clima templado. Se cree que la especie en concreto de la que procede pueda ser el cardo silvestre Cynara cardunculus, que en Europa podemos encontrar en descampados y escombreras y que destaca por su imponente presencia. A partir de diferentes cruzamientos entre ésta y otras especies de cardos, se debió llegar, por selección y mejora genética, a la creación de esta especie hortícola, que hoy se cultiva en el mundo entero. (Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales).
HISTORIA          
La alcachofa o “alcaucil” es una planta (Flor inmadura de la plant del Cardo) que pertenece al género “Cynara”.
Procede de Egipto y está distribuida por todo el Mediterráneo. Al parecer, ya era conocida por griegos y romanos, que le otorgaban poderes afrodisíacos.
Durante la Edad Media no se conocía y se piensa que en esta época, del cultivo sucesivo de los cardos, los horticultores poco a poco lograron la consecución de la alcachofa mediante diversas transformaciones.
Consumida en la Italia del Siglo XV, la tradición dice que fue introducida en Francia por Catalina de Médicis, a la que le gustaba comer corazones de alcachofas. Esta florentina al casarse con el Rey Enrique II, las llevó desde su Italia natal a Francia. Por su parte, Luis XIV era otro gran consumidor de alcachofas.
Fueron los colonos españoles y franceses los que la introdujeron en el continente americano. En España esta introducción la llevaron a cabo los árabes y se duda entre la posibilidad de que nos enseñaran su cultivo o que aplicaran las técnicas aprendidas en origen para transformar los cardos que siempre poblaron nuestra geografía. Quizás esta posibilidad sea la más creíble porque incluso, en la actualidad, en Extremadura y en Andalucía, se consume la base de las flores de cardo borriquero, cuando todavía están tiernas, en una preparación llamada “Cazoletas” o “Cabezuelas”, un sabroso guiso con carne de cordero.
Otra especialidad, al otro lado de la península, es la “Olleta benicarlanda”, tradicional de Benicarló, que se hacía con los tallos tiernos de los “Cardets”, que en su evolución se convirtieron en alcachofas; y que son el espíritu de un plato en el que se unen muchos y variados componentes.
Experiencia Personal
Mi encuentro con las alcachofas remonta a mi época de adolescencia en donde Mamaté (Mi Mamá), me enseñó a comerlas, mi Papá, las disfrutaba también, así como un licor de alcachofas que él tomaba como aperitivo llamado CYNAR, muy amargo a mi gusto, por lo tanto ese nadie se lo tomaba en la casa.
Recuerdo también que Mamaté se comía las hojas, pero el corazón me lo daba, así que yo terminaba saliendo favorecido. En ocasiones Mamaté preparaba una salsa de queso azul muy simple queso azul revuelto con un toque de vinagre balsámico y mayonesa o crema agria, rellenaba los corazones, los coronaba con queso parmesano y los gratinaba. Para mí una verdadera delicia.
Pero en honor a la verdad, yo me las comía desde simplemente un aderezo de vinagre y aceite, pasando por vinagreta, salsa de mostaza, de curry, hasta la de queso azul. Las prefería hervidas, en vez de asadas a la parrilla.
Ayer recordé mucho a Mamaté y mi infancia al degustar unas alcachofas gigantes que conseguí y las cociné hervidas, en agua condimentada con polvo de ajo, cebolla, sal, y medio limón, una vez que estaban listas, estas tardaron como 45 minutos a fuego medio, las serví con una salsa de mayonesa con mostaza en grano A l´Ancienne MAILLE con un resultado realmente delicioso, todavía se me agua la boca al recordarlas. También pueden prepararlas como las que preparaba Mamaté, descrito en el párrafo anterior.
Foto de internet
 
Hoy en día las recetas para la preparación de alcachofas son muchísimas, las hay con salsas de mariscos, chorizos, pescados, rellenas hasta de patatas, fritas, rebosadas, etc., Se pueden preparar como platos de cuchara, una crema de alcachofas es deliciosa, más si lleva trocitos de bacon o tocineta. Como dato curioso sin entrar a analizar ni criticar me llamó la atención ver recetas de Fideguá y Paellas de Alcachofa, nunca se me hubiese ocurrido, pero ya las prepararé para poder hablar con propiedad.  También son utilizadas en la preparación de postres; en una oportunidad en un viaje a Benicarló, España me ofrecieron un helado de alcachofas con crujiente de bacon, no lo probé, pero me quedé curioso. En Estados Unidos desde hace varios años se ha dado a conocer un DIP de alcachofas, espinacas y queso, se ha popularizado mucho, ya lo podemos encontrar como una entrada en muchísimos restaurantes. También se produce el aceite y el vinagre de alcachofa, que se utilizan para adelgazar.
Les voy a comentar que hace unos 8 años atrás visité un pueblo en el Estado de California USA. llamado Castroville, denominado por sus habitantes, el Centro Mundial de las Alcachofas. El pueblo gira en torno a su cultivo.  Dicen que ellos producen el 99.99% de las alcachofas en USA. Todos los años en los meses de mayo o junio se realiza la Feria de las Alcachofas, desde 1948 eligen la Reina de las Alcachofas, siendo la primera reina honoraria, la célebre Marilyn Monroe.

 
GASTRONOMIA EN VERSO: Para finalizar y hacer un reconocido mérito a la Alcachofa, nos despedimos con una hermosa oda del escritor y poeta Pablo Neruda

ODA A LA ALCACHOFA
de Pablo Neruda
La alcachofa de tierno corazón se vistió de guerrero, erecta,
construyó una pequeña cúpula,
se mantuvo impermeable bajo sus escamas,
a su lado los vegetales locos se encresparon,
se hicieron zarcillos, espadañas, bulbos conmovedores,
en el subsuelo durmió la zanahoria de bigotes rojos,
la viña resecó los sarmientos por donde sube el vino,
la col se dedicó a probarse faldas,
el orégano a perfumar el mundo,
y la dulce alcachofa allí en el huerto,
vestida de guerrero, bruñida como una granada, orgullosa,
y un día una con otra en grandes cestos de mimbre,
caminó por el mercado a realizar su sueño: la milicia.
En hileras nunca fue tan marcial como en la feria,
los hombres entre las legumbres con sus camisas blancas
eran mariscales de las alcachofas,
las filas apretadas, las voces de comando,
y la detonación de una caja que cae,
pero entonces viene María con su cesto,
escoge una alcachofa, no le teme, la examina,
la observa contra la luz como si fuera un huevo,
la compra, la confunde en su bolsa con un par de zapatos,
con un repollo y una botella de vinagre
hasta que entrando a la cocina la sumerge en la olla.
Así termina en paz esta carrera
del vegetal armado que se llama alcachofa,
luego escama por escama desvestimos la delicia
y comemos la pacífica pasta de su corazón verde.