miércoles, 17 de octubre de 2012

El Caminante Peregrino IV de Arzúa a Pedrouzo


El día comenzó bello, mas sol que nubes, aunque las temperaturas seguían estando bajas, comencé a caminar en 5 C., un verdadero día primaveral a comienzos de abril 2012, saliendo de Arzúa pasando por la fuente de los Franceses, luego seguí por un bosque precioso, cruzando el rio Vello y allí me encontré con un grupo de adolecentes, acompañados de sus representantes y creo que algunos eran sus maestros, llamándome particularmente la atención un muchacho que tocaba la flauta con canciones gallegas y con un toque barroco; me sentí hipnotizado, me pareció que me encontraba ante el flautista de Hamelin. Las notas resonaban, llenaban el ambiente y aunque comenzó a llover, sentía como una fuerza interna que te impulsaba a seguir adelante. Me recordé de mi nieto mayor, Carlos Ignacio con quien tengo previsto hacer el Camino en los próximos años, él ha estado tomando clases de clarinete y espero que continúe con la flauta, ya me lo imagino caminando a mi lado bajo el ambiente musical de su toque de flauta, bueno tienes unos años por delante para practicar algunas canciones y poder disfrutar el Camino melódicamente acompañado. También el nieto menor, Santiago, que tiene 2 años y medio, se esta preparando desde ahora para hacer el Camino, véanlo en la foto es compañía de Pancho, su padre.

Seguí el Camino pasando por As Barrosas, para luego comenzar un descenso hasta el río Brandeso, y comenzar el ascenso hasta la población de Preguntoño nombre que me llamó la atención. (He tratado de averiguar el porqué del nombre y no he conseguido respuesta). Continué subiendo hasta llegar a la carretera N-547 por un túnel peatonal hasta la población de A Peroxa, en donde el paisaje de los eucaliptos embellece el camino haciendo un colchón de hojas sobre la vía. La lluvia era intermitente pero al entrar en los túneles naturales formados por eucaliptos, castaños y otras variedades para mi desconocidas, no la sentías, parecía que estabas bajo un paragua natural.

Luego continué atravesando los pueblos de Taberna Vella, Calzada, Boavista, Salceda, Oxén, Ras, A Brea, A Rabiña, comienza una subida hasta llegar a O Empalme, para seguir en descenso entre eucaliptos, hasta arribar a Santa Irene, continuar a A Rua y llegar a O Pedrouzo, final de esta etapa.

Uno de los sitios pintorescos de esta etapa es el bar hippie llamado A Casa Verde, situado en el km 25, a escasos 5 km de Pedrouso, lo atienden Sonia y Tamara. Un dato, el sello, bastante esotérico, es hecho a mano en tinta verde luminosa, es una parada obligatoria de esta penúltima etapa.

Esta etapa es relativamente cómoda, fueron 20 kilómetros, pocas subidas, atraviesas continuamente pequeñas aldeas, el paisaje se encuentra acompañado de huertas, bosques de castaños y eucaliptos, siempre cerca de la carretera nacional N-547, la cual atraviesan por túneles en varias oportunidades. Aunque la lluvia me acompañó todo el dia pude disfrutar del paisaje. Considero que en esta penúltima etapa, empiezas a querer llegar ya a Santiago, aunque por otra parte también tienes el sentimiento de que al finalizar de recorrer la próxima y última etapa de O Pedrouzo a Santiago; que vas hacer?, se te acaba el Camino y te encuentras con sentimientos encontrados. Bueno a descansar ya sólo faltan 19,9 kilómetros, para terminar el Camino, hasta Santiago de Compostela.


 

2 comentarios:

Pilar dijo...

Ooooh! te tenía desaparecido, he estado leyendo tus entradas sobre el Camino y me ha parecido que revivía el mío, es una experiencia única y maravillosa por tantas razones. Veo que en los próximos muchos años no te va a faltar compañía y si además logras que te acompañe la música: idílico.... Un abrazo

Ana y Blanca dijo...

Si te gustan los blogs gastronómicos, te invitamos a pasarte por nuestra cocina!
http://juegodesabores.blogspot.com.es/