viernes, 1 de marzo de 2013

TRUCHA SALMONEADA recetas al ajillo/rellena jamón serrano y queso manchego


La Trucha es un pez de la familia del salmón, su hábitat es en aguas frías, limpias de ríos y lagos, la mayoría de las especies se encuentran en agua dulce, muy pocas en agua salada, aunque las primeras pueden pasar mucho tiempo en agua salada, para regresar a desovar en las aguas dulces de ríos y lagos.
Es un pez muy apetecido,  dado su alta demanda comercial ahora se cultiva en piscigranjas para poder satisfacerla., lo que dio origen a la truchicultura, la cual se ha desarrollado por todo el mundo.
Podemos degustar la Trucha de muchas maneras tales como a la parrilla, asadas, fritas, en escabeche, en conserva, ahumadas, saladas y hasta crudas en sushi.
Las he comido en todas formas, pero hay dos de ella que me gustan mucho,  tienen la misma preparación, ambas son al ajillo, las cocino en la parrillera o barbecue,  pero casi al final le agrego de relleno, queso manchego y jamón serrano,  igual como lo hice en la receta  de Espárragos María Eugenia.
A mi esposa le gusta más al ajillo y a mí la rellena, así que cuando las preparo hago una de cada una y así todos contentos y complacidos.
Vamos entonces a proceder con la receta
Ingredientes:
2 Truchas limpias, sin cabeza ni espinas, pueden ser comunes, salmonadas o arco iris.
4 dientes de ajo
2 cucharadas de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal y pimienta
2 lonjas de jamón serrano y 2 lonjas de queso manchego (opcional)



 Preparación:

Una vez limpias, sin cabeza ni espinas y abierta por la mitad las pongo sobre papel aluminio o una pequeñas bandejas del mismo papel, previamente rociado con aceite de oliva, y preparo el adobo de ajo que consiste en machacar en un mortero las cabezas de ajo, con una pizca de sal, las 2 cucharadas de mantequilla y las 2 de aceite, barnizar las truchas en su interior y salpimentar.


Luego las llevamos a la parrillera y las ponemos a cocinar por unos 10 minutos o antes si ya están doradas y cocidas.


Si la queremos sólo al ajillo, ya esta lista para emplatar, si deseamos la rellena, entonces le agregamos u2 lonjas de jamón serrano y 2 de manchego, esperamos unos minutos para que se fundan con la trucha y que el jamón serrano  se tueste un poco

 y luego la doblamos,
y listo la llevamos al plato y en esta caso la acompañamos con arroz blanco y una tajadas fritas de plátano maduro.

María Eugenia además la acompañó de una ensalada capresa con la variante de que todos los ingredientes estaban picados finamente.


Una Cava para ella y un Albariño para mí fue el maridaje perfecto. Salud.

Espero que disfruten preparando este sencillo y delicioso plato.

4 comentarios:

Carlos Dube . dijo...

Que buena pinta Polo! Nosotros nunca le añadimos queso, eso no significa nada, pero jamón siempre y como bosotros mucgusima gente, siempre hemos dicho es una combinación perfecta!

Me gusta mucho el adobo.

Un saludo.

POLO dijo...

Gracias Carlos, yo estoy ahora en una etapa de experimentar sobre platos clásicos, y este es el caso, podríamos decir que es una trucha a la Navarra que viajó a la Mancha, o al contrario, una trucha Manchega que viajó a Navarra. A mi particularmente me gusta esa mezcla de sabor al degustar combinados el jamón serrano y el queso manchego.
Referente al adobo, bien sencillo.
Todavía te queda Merquén? este mes viajo a Chile y voy a traerme un poco, si quieres para tí, me avisas.
Un saludo

aandara dijo...

Polo me has hecho recordar los paseos a Merida alli, fue la primera vez que comi estas truchas al ajillo, las tuyas se ven deliciosas.
Gracias otra vez por el libro, te llego el correo con mi direccion?
un saludo
Amalia

Arima arimas dijo...

Hola, las truchas me encanta, pero nunca le añadido queso, una receta fantástica.

Saludos!!!